Seleccionar página

El borrador mágico, fabricado por Rozenbal, también llamado esponja mágica, es un material termo-endurecible duro, hecho por condensación de melanina y formaldehido. Cuando nos referimos a la limpieza con este material, basta con humedecer un poco las esponjas y de forma casi mágica sus polímeros (compuestos químicos) envuelven la suciedad en sus micro-poros sin dañar la superficie.

Son incalculables las propiedades de este producto como aislante acústico y de calor. Tanto es así que se utiliza en numerosos sectores, arquitectura, construcción…, hasta la industria automovilística. Gracias a su gran ligereza se utiliza en alta tecnología como trenes de alta velocidad y satélites espaciales.

Podemos utilizarlo en diferentes superficies:

  • Manchas en paredes
  • Zapatillas de deporte
  • Azulejos y juntas de baldosas
  • Acero inoxidable
  • Llantas y parachoques automóvil
  • Grifos
  • Ordenadores
  • Baños
  • Cocinas
  • Restos de etiquetas y pegatinas
  • Electrodomésticos
  • Mobiliario de terraza y jardín
  • Maderas
  • Plásticos
  • Óxidos
  • Naútica y automoción

Tiene un gran poder limpiador y abrasivo, aunque NO es tóxico. Se recomienda probar la primera vez en alguna superficie poco visible. La limpieza se realiza por la parte blanca de la esponja. La espuma que lleva incorporada únicamente está para darle un mayor agarre y, en ocasiones, para limpiar pequeños residuos o restos de agua que queden.
Estamos ante alta tecnología aplicada a las labores de limpieza más básicas, con gran efectividad. La esponja mágica no tiene rival en la limpieza de la suciedad más difícil. La gran ventaja que tiene es que no necesita productos químicos añadidos. 

Este borrador en concreto lo comercializa la empresa Rozenbal.