En España la  facturación del sector de distribución alimentaria apuntan a un aumento inferior al 1 %, a lo que se suma una cada vez mayor presión sobre los márgenes.

Lebassi llega a esta  conclusión por un estudio de los sectores de la distribución Alimentaria-Mercado Ibérico publicado recientemente por el Observatorio Sectorial DBK ,  el cual indicaba que en 2019 se prolongó la tendencia de crecimiento del volumen de negocio de la distribución alimentaria en el mercado ibérico, aunque registrando una variación inferior en comparación con el bienio 2017-2018.

En global las ventas de supermercados, hipermercados y establecimientos cash & carry se situaron en 106.880 millones de euros, un 1,9 % más que en 2017, año en el que se había contabilizado un aumento del 3,2%. En el caso de los supermercados y autoservicios continúan a día de hoy ganando cuota de mercado.

En el sector de la restauración el buen comportamiento de los establecimientos cash & carry, permitió un incremento moderado de sus propios ingresos. Se estima que la facturación del sector mantenga a corto plazo un crecimiento muy moderado, esto sería debido a la ralentización del gasto de las familias en bienes de consumo. Siempre según el informe del que les estamos hablando.

La presión que se ejerce sobre los precios y la rentabilidad en el sector aumentará en un periodo corto, todo esto independientemente de la tendencia al alza del consumo de algunos productos con mayores márgenes, como pueden ser las comidas preparadas y alimentos ecológicos. El mercado se está orientando hacia compras más frecuentes pero con un menor importe, esto hará que se continué favoreciendo el crecimiento de las ventas de los supermercados de proximidad.

 

 

WhatsApp chat