Durante las últimas décadas han sobrevenido muchos cambios en los hábitos de consumo de alimentos, la mayoría ligados a la incorporación de las mujeres al mercado laboral, esto ha hecho que la familia realice más comidas fuera del hogar; y aumenten los usuarios de la restauración colectiva, por ejemplo los comedores escolares, se realizan más compras de platos y alimentos preparados en vistas a disminuir el tiempo dedicado a la cocina y a realizar la compra, las tareas de limpiar, pelar, trocear, hervir..

Si, la restauración profesional  de cierta manera ha sustituido y sustituye a las madres, pero esto les debe hacer actuar, en la medida de lo posible, como ellas. LEBASSI quiere recordar las palabras del reconocido chef Andoni Luis Aduriz:

“En el futuro cocinará la industria, y habrá que pedirle lo mismo que pedíamos hasta ahora a nuestras madres: salud y delicadeza”.

Nosotros queremos trabajar para que un día la comida que compremos sea así. “Nuestra madre será la industria”.

Llegar a la rentabilidad del negocio de los cocineros cocinando menos o solo bajando los costes de las compras no es buen negocio. La rentabilidad del negocio debe buscarse mediante la mejora del producto y la optimización de los procesos que se realizan en la cocina. Pero no por la vía de dejar de realizarlos.

Desde LEBASSI queremos hacer una reflexión de hacia dónde se dirige el sector de la cocina profesional y la industria del tema que nos ocupa “comer” fuera de nuestra casa. Queremos animar a los grandes chefs a cocinar sin complejos, sin miedos.

Cocineros y cocineras en vuestras manos está parte del futuro del país.

¡Seguid resistiendo! y sobre todo…, ¡Seguid cocinando!

WhatsApp chat