La lucha contra los productos refinados, hace que cada día más, se propongan elaboraciones sin azúcar.

Existe una demanda creciente de «comer bien», una de las maneras de conseguirlo es disminuyendo el aporte de azúcar, lo que de esta forma se consigue, es que el producto sea apto para diabéticos y personas que desean cuidarse y guardar la línea.

El azúcar se trabaja fácil y se adapta a cualquier receta pastelera. En cambio, un sustituto edulcorante, por ejemplo la estevia, con un índice glucémico mucho menor, es un edulcorante natural, se conserva menos tiempo, no se encuentra en grandes cantidades por lo tanto son más caros, y tienen menos texturas.

Otra medida que se puede tomar, es simplemente, disminuir las dosis de azúcar y también el contenido de grasas,  a su vez, aumentar el contenido de fibras, por ejemplo con harina de lentejas, aceite de uva o vinagre balsámico, sustituir la nata por leche gelificada con pectina es una manera de elaborar postres de calidad sin la necesidad de utilizar azúcar.

Si quieres Educar a tu paladar para que se acostumbre, puedes hacerlo, resulta una tarea ardua, pero no imposible.

Apuesta por los productos frescos, verduras, frutas, carnes magras, pescados.., elimina los refrescos, opta por beber agua, té, infusiones.., cambia los cereales por avena o copos de espelta, de esta forma conseguirás llevar una dieta con el menor consumo de azúcar posible.

El azúcar no debe enmascarar los sabores sino ser un potenciador, de está forma en un postre responderá a las exigencias de cualquier consumidor que busca transparencia y autenticidad.

 

 

 

 

 

 

 

WhatsApp chat