En www.lebassi.com queremos ayudarte a potenciar la experiencia satisfactoria que ya es degustar un buen vino, elige la copa perfecta según el caldo que hayas decidido tomar.

Los vinos tintos deben de servirse en copa de base ancha y forma más esférica, en contacto con la madera de la barrica recibe un aporte mayor de aromas y sabores que quedan integrados y que posteriormente necesitan ser liberados.

Una copa tipo “balón” permite que el vino se oxigene de forma natural siendo recomendable esperar unos minutos una vez servido para degustarlo, sobre todo en los vinos tintos de larga crianza, en los jóvenes  también es recomendable que sea más alta, acabado cónico hacia el interior y boca más cerrada para liberar sus aromas afrutados,  los tintos jóvenes modernos  suelen tener aromas muy frutales y sabores dulces, para percibirlos fácilmente, el borde de la copa debería ser más estrecho, esto ayuda a que el vino llegue primero a la punta de la lengua.

Copa balon

Los vinos blancos son mayoritariamente caldos jóvenes de cosecha que no han recibido más elaboración que la fermentación natural en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada y posteriores procesos de clarificado y filtrado por lo que no se producen aportes adicionales de madera ni otros elementos ajenos a la propia uva.

En los vinos blancos encontraremos de forma destacada los aromas más frescos y ligeros como la pera, manzana o la hierba recién cortada que, una vez servidos, son los que permanecen en la parte más superior de la copa; respecto a los sabores deberemos esperar combinaciones equilibradas de dulce y ácido como la piña y otras frutas tropicales, debiendo facilitar un tránsito del vino desde la punta de la lengua a la parte de atrás.

La copa de forma “tulip”  es la más adecuada al ser más alta que ancha y su borde superior acaba en forma cónica hacia el interior. El tamaño debe ser más pequeña que la copa de vino tinto para tener que servir menos cantidad de vino y evitar que este pierda frescura en la copa.

copa tipo tulip,cabernet syrah
Copa Tulip

La copa adecuada para servir un vino espumoso, un cava, (es un vino blanco de aromas frescos, frutales y de una elevada acidez), es la tipo “flauta”, una copa alta y muy delgada para facilitar el ascenso de las burbujas y la formación de la corona en la superficie, de fondo estrecho y ligeramente cónica en su parte superior.

Copa cava
Copa para cava – «Flauta»

Como dato curioso diríamos que lo más diferenciado del cava, es que se le provoca una segunda fermentación una vez envasado en la botella,  esto es lo que provoca las burbujas de este vino cuando lo descorchamos.

Los licores es recomendable servirlos en copas de pequeño tamaño, para que recorra su combinación de sabores plácidamente por toda la boca.

WhatsApp chat